El libro “La vaca púrpura” de Seth Godin forma parte de la lectura obligada de un profesional o estudiante de marketing. 

El concepto que plantea el libro es muy sencillo en su idea pero sumamente interesante en la aplicación. 

Supongamos que el mundo de la publicidad es como un campo donde pastan vacas marrones, todas comunes y normales, todas parecen iguales son aburridas e invisibles cuando no te fijas en ellas no se diferencian entre sí si en lugar de una vaca corriente logramos ver una vaca púrpura. Tenemos algo que llama la atención que nos obliga a pararnos a mirar e incluso a maravillarnos. Lo fundamental de la vaca púrpura es que es extraordinaria, y algo extraordinario es un asunto del que se tiene que hablar, es excepcional, nuevo, e interesante. 

Las cosas aburridas son invisibles, son como una vaca marrón.  A través de este concepto las cosas normales se convierten en diferentes y transformadores a través de convertir nuestra publicidad en una vaca púrpura.

La necesidad de atraer a tu público adecuado haciendo algo extraordinario – recuerda extraordinario, no perfecto – cómo atraer a tu público se vuelven importantes para las marcas pues buscan difundir las ideas  como un virus. Cuando sucede esto tienen más probabilidades de triunfar que las que no lo hacen. 

Tips para volverte una vaca púrpura

No hagas caso a lo que te digan tus usuarios o clientes: no es necesariamente ignorarlos. Es importante escuchar pero no convertir esos deseos en productos. En otro caso acabarás como Homero en el episodio donde fabrica el automóvil “perfecto” que arruina a su hermano Herb. Tal vez un mejor ejemplo fue Steve Jobs que estaba convencido que el usuario no sabe lo que quiere hasta que se lo presentes.

Conviértete en el mejor: no tienes que ser el más grande. Pero puedes ser el más barato, el con mejor atención al cliente, el con menos días de entrega, el más simpático, el con la web de mejor usabilidad, el más ético, etc. Lo importante es ser “el mejor” en algo. Una vez que hayas llegado a ese nivel y destacar.

Cuida los detalles: lo grande es importante pero también las cosas pequeñas. No responder a un mail a tiempo, no hacerle caso a un cliente, ignorar comentarios en foros, etc. puede hacerte mucho daño. Tienes que filtrar bien todas las informaciones obtenidas. Intenta ser detallista con tus usuarios y tendrás una recompensa.

Incentiva a tus seguidores para que hablen bien de ti: como ya dijimos en el blog de Fidelización. Si se trata de “fans” reales de la marca incluso puede ser contraproducente. Hazles sentir que son especiales y ofréceles algo donde puedan destacar. No pienses inicialmente en lo que vas a recibir sino como les puedes aportar valor.

Haz uso de técnicas de marketing de guerrilla: Todo se mueve con una velocidad impresionante y tú tienes que actuar todavía más rápido. No te ates a un plan de marketing inflexible. Tienes que poder reaccionar cuando la situación lo requiera. 

Una vez visto que los viejos métodos no van a ninguna parte, se hace más necesario crear cosas de las que valga la pena hablar. no hay que temerle al fracaso, y pregúntate por qué no puedes hacerlo así que toma acción y atrévete a hacer lo extraordinario, conviértete en una vaca púrpura.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Awesome Works
Awesome Works

Related Posts

Use any form

Permítenos colaborar contigo y crezcamos tu negocio.

Trabajemos en equipo para lograr resultados espectaculares.

Contact form

Envíanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.