¿Qué es la Creatividad?

 ¿Qué es la creatividad?

 

La creatividad es muy compleja.
Pareciera tener manuales más extensos que los mismos que podríamos enumerar aquí mismo.

Cuando hablamos de creatividad por lo general lo primero que se nos viene a la mente son personas que son artistas natos que han nacido con un don que solo algunos privilegiados la tienen, pero no es así; la creatividad es algo que tenemos todos y que debemos ir desarrollando con el paso de nuestra vida.

Por lo cual en este artículo hablaremos en grandes rasgos de lo que es y cómo funciona junto al marketing.

La concepción general sobre creatividad se refiere a la creación de algo nuevo y novedoso, sin embargo, el proceso creativo es complejo y muy rico, que requiere competencias que permitan convertir una situación actual en una nueva aportando ideas innovadoras o nuevas soluciones.

Pero antes de seguirlos aburriendo con cuestiones técnicas, vamos a ver ¿cómo se desarrolla toda esta parte?.

En el ámbito de Monkey Marketing Lab, el área creativa juega un rol muy importante con nuestra área comercial. Aunque para que funcione completamente nuestra organización es primordial que no se concentre la capacidad creativa en un pequeño grupo, sino que esta habilidad sea expandida hacia toda la organización promoviendo un entorno en el que cada colaborador se sienta responsable de proponer nuevas ideas.

Hablando del área creativa, hay días en que la creatividad está ahí como vigía a nuestro lado y no nos exige tanto más que una taza de café, para necesitar ese leve empujón hacia la creación.

En otros días, debemos dar más de nosotros para que podamos activar esta parte de nuestro cerebro y sea el verdadero motor de lo que se quiere convocar, y nos preguntamos ¿le habrá pasado algo en su trayecto?

No es necesario decir que necesitamos enfocarnos en las metas que tenemos trazadas e ir desglosando toda la trama que estamos construyendo, a lo que llegamos a la conclusión que la única manera es que “cuando te llegue la inspiración, que te encuentre trabajando”.

Un lema aplicable a todos aquellos que necesitan de la creatividad, seamos creativos, administrativos o hasta mercadólogos. Ninguno de nosotros se escapa de tal requerimiento.

 

¿Y quién es esa tal creatividad?

La mayoría de la gente piensa que la creatividad es un acto misterioso llevado a cabo por un solo individuo cuyo producto final es una sola idea. Sin embargo, en un proceso creativo, así como en muchas actividades dentro de la empresa, la creatividad involucra a un gran número de personas de diferentes departamentos, todos trabajando juntos de forma efectiva para solucionar problemas.

Es de todos modos la más poderosa de todas las ideas, de la capacidad inventiva, intuitiva y perceptiva del ser humano; aunque se ha identificado también en la mentalidad animal.

Así mismo, se le llama imaginación, pensamiento divergente y de muchas otras maneras. Es la cima de la innovación, la suma de conceptos y nociones ya existentes.

Cuenta con la mejor capacidad para dar conclusiones útiles, producir respuestas satisfactorias y resolver problemas, eso sí, todo a partir de su inigualable toque de valor, originalidad y de ese no sé qué que la hace ser genial.

Como todo ente de ingenio, cuenta con métodos y objetos que le permiten realizar las tareas y la concreción de las propuestas de formas diferentes e inesperadas.

Existe con el fin de hacernos la vida más simple, rápida, exitosa y hasta económica; ya que nadie sabe optimizar más que la creatividad. Nos evita los caminos extensos y las empresas imposibles para lograr aquello que se desea.

Se le asocia constantemente con las artes o la estética, como si fuera exclusivamente un asunto de ambas materias, no obstante, vale decir que se encuentra implicada en la vida cotidiana de cualquier persona e incluso, hace parte del pensamiento racional y productivo, y en el ámbito laboral por supuesto.

 

En cuanto a las características de la creatividad, ¿De dónde se obtiene?

La creatividad es una capacidad inherente al humano que debe ser estimulada, desarrollada y constantemente mejorada; al igual que puede serlo cualquier otra capacidad. Sin embargo, bien es cierto que existen personalidades e individuos con cierta agudeza creativa nata que lo diferencian de los demás.

Requiere de tiempo, espacio y preparación para salir a flote; al igual que el interés por el significado de los detalles y la sensibilidad.

Poner a trabajar la creatividad es igual a poner en marcha ideas tales como:

  •     Valor
  •     Flexibilidad
  •     Capacidad para la asociación
  •     Capacidad intuitiva
  •     Fineza en la percepción
  •     Imaginación
  •     Capacidad crítica
  •     Inquietudes intelectuales
  •     Libertad
  •     Entusiasmo
  •     Tenacidad
  •     Profundidad

Entre muchas otras que se encargan, a su vez, de convertir a las personas que desean portar la creatividad, en mentes que:

  •     Están activas en todo momento
  •     Cuestionan y rompen los estándares
  •     Se mantienen auténticas
  •     No se desenfocan de una idea cuando finalmente la obtienen
  •     Son emotivas
  •     Tienen un humor cambiante
  •     Se expresan a base de historias
  •     Son muy intuitivas
  •     Son capaces de identificar puntos importantes
  •     Toman riesgos
  •     A veces, para ser sinceros, pierden la noción del tiempo.

 

Técnicas para el desarrollo de la creatividad

El propósito de la creatividad es llegar a ideas alternativas; para ello requiere de procedimientos y herramientas, además de un trabajo previo de investigación y de reposo de la información, para arrojar los resultados esperados.

Concebir la creatividad pareciera ser tan sencillo como nombrarlo, no obstante, todos sabemos bien que no es así. Se debe tomar tiempo para llegar a ella, ya que constantemente nos sumergimos demasiado para alcanzarla.

Fue por ello que se comenzaron a crear métodos y juegos que permitiera llegar a ella de una forma más libre de “obstáculos” y de hecho, son actividades que todos nosotros podemos utilizar para estimular la creatividad:

  •        Lluvia de ideas:

Una de las técnicas más utilizadas normalmente en Monkey Marketing Lab ya que en grupo se facilita el surgimiento de nuevas ideas sobre un tema.

  •        Pensamiento lateral:

Una forma específica de organizar los procesos de pensamiento, que busca una solución mediante estrategias o algoritmos no ortodoxos.

  •        Mapas conceptuales:

Una red de ideas donde los nodos son los conceptos y los enlaces son las relaciones que tienen los conceptos.

  •        Clasificación de ideas:

Tabla de distinción según tipo de cualidades entre las ideas que se tienen.

 

Creatividad en el marketing

Aquí es donde realmente empieza lo bueno, puesto que en términos generales, el marketing es una disciplina que se enmarca dentro de las ciencias sociales, utiliza diversas técnicas y herramientas con la finalidad de facilitar la adecuada toma de decisiones en el mundo empresarial.

¿Una combinación posible?

No obstante, la creatividad en el marketing es muy diferente de la creatividad en el arte; Y aquí viene un parteaguas en cómo se maneja el concepto de creatividad en ambos ámbitos; Puesto que, aunque la palabra tenga un concepto y origen común que no cambia en el diccionario, esto nos permitirá establecer los límites entre ambas.

En el arte, la creatividad es completamente libre, no tiene asociado un fin más allá de la misma generación de ideas o conceptos, pero en el marketing, la creatividad está al servicio de un objetivo mayor: lograr vender más.

Puede sonar un poco desligado y hasta rebuscado este concepto, porque pareciera que no están acompañados uno del otro, no se engañen, esa es la cruda realidad que debemos ir aprendiendo y separando los que manejan este concepto de una forma muy superficial y que tienden a idealizar de un modo que no profundiza; que ayude a los que tanto están en un medio o en el otro.

Cualquier ejecutivo o creativo que olvide ese principio básico y se dedique a desarrollar una creatividad cuyo fin último no sean las ventas (por ejemplo, ganar premios o producir material simplemente “creativo”) está condenado a desperdiciar los recursos de su compañía y llevarla al fracaso.

En síntesis, la creatividad en el marketing debe tener una dirección, una guía, un eje que le diga qué cosas son aceptables y qué cosas no, pero dentro de ese contexto la creatividad es esencial para diferenciar a la empresa y encontrar formas de innovar constantemente.

Más que posible, necesaria.

La creatividad está para ser aplicada en la captación del consumidor. Las empresas, independiente de su énfasis, de su mercado o enfoque, deberían estar ligadas a la filosofía de la creatividad.

 

¿Esto qué implica?

Tener planes estratégicos donde la creatividad, de la mano de la innovación, sean las protagonistas de los objetivos. Una empresa creativa es aquella que reacciona positivamente ante las nuevas ideas y trata de encontrar modos de reforzar tal inclinación creativa entre los trabajadores.

La estimulación de la creatividad se considera a todos los niveles, es decir, no es solo un asunto que compete al diseño de la oficina, del espacio, de los productos o servicios en sí, sino de los procesos de selección, de la evaluación del personal, la forma de llevar a cabo la relación con las personas, entre otros.

En cuanto a la creatividad en el marketing, es la encargada de hacer que nuestro mensaje llegue a la gente de forma distinta para que ésta lo note y responda positivamente al mismo.

Puede afirmarse que ambos conceptos: creatividad y marketing, son compatibles, pues, para que el marketing funcione, requiere de hacer de la creatividad, el plan primordial del funcionamiento del negocio.

Existen diversas barreras entre las empresas para llegar a la creatividad, empezando por los encargados del área comercial, se quedan atrapados en la búsqueda de una respuesta a los problemas y no se permiten realmente avanzar o encontrar la solución.