La creatividad y su proceso en el Marketing

La creatividad permite generar y asociar ideas y conceptos, incluso ya conocidos para llegar a nuevos resultados, conclusiones y resolver problemas sin partir de una idea lineal; ya que podemos resolverlo de manera original, recuerden que cada idea que nace es tan diversa y que es propia del ser humano, que hoy en día hemos podido aterrizarlo de diversas maneras y de cómo aplicarlo a un tema en especial: el Marketing.

Durante mucho tiempo, el hombre a buscado maneras de comunicar lo que piensa y cómo transmitir sus ideas, solo ha sido cuestión de tiempo, para verlo transmitido a través de estandartes, escudos, lemas de campaña por mencionar algunos.

No fue hasta la época de la imprenta que inicio como tal el Marketing (aunque no fuera llamado como tal), pero eso seria bueno verlo en otro capítulo.

Al día de hoy, estamos sumergidos entre miles de tendencias y campañas de marketing, las cuales nunca han estado desligadas de las técnicas de creatividad, que son las que han calado mucho más entre el consumidor.

El uso de la creatividad en el marketing, nos ha permitido difundir nuestro mensaje a mas gente y de formas diversas, que lo asimilen, lo sientan y respondan de manera positiva a lo que hemos querido transmitir.

A veces nos encontramos atrapados en una brecha que nos permite visualizar más allá de lo que queremos ver, queremos encontrar las respuestas a este “muro” llamado problema, sin encontrar una solución.

Es importante que seamos personas creativas, entre tus puntos a favor a destacar es saber aceptar críticas, soportar la presión, ser dinámico al momento de trabajar y ejecutar varios objetivos a la vez.

Cuando nos enfrentamos al problema, debemos saber el proceso a ejecutar para resolverlo con el uso de la creatividad, para ello les compartimos un proceso creativo que podrían bien aplicar en su entorno o ayudarte a tener un mejor orden en la forma de resolver un reto.

  1. Identificación

Aunque la palabra parece obvia de principio, antes de comenzar a soltar ideas, saber de manera precisa y puntual que tipo de reto se debe solucionar.

 

2. Preparación: La preparación puede tener dos parteaguas, directa e indirecta.

Hablamos de preparación directa a aquella búsqueda de información que nos contribuya a una posible solución de manera oportuna y sin tanto rodeo.
Hablaremos de la preparación indirecta en un segundo término cuando se agote toda la información de primera mano que teníamos a nuestro alcance, y hacer búsqueda diferente de fuentes.

 

3. Incubación.

No podemos sacar conclusiones apresuradas en la primera hora. Se necesita tomar una pausa, empujar una idea sin tener una mente clara no lleva a nada bueno. Por eso la incubación después de recabar datos directos e indirectos, es una relación de la mente humana contra la resolución del problema. Es dejar que germine.

 

4. Calentamiento.

A lo que llamamos calentamiento es el regreso a encontrar una solución cercana al problema que se ha abordado durante la incubación.

 

5. Iluminación.

Es la parte que vemos por fin, la idea a nacido y es nuestra, la atesoramos.

 

6. Elaboración.

Las ideas que antes nos parecían tan abstractas y raras, por fin se organizan y formulan en una teoría o un plan con bases.

 

7. Verificación.

Existe un tiempo de comprobar, retomar y retroalimentar, el tiempo puede variar dependiendo de la complejidad y la solución del problema entre los puntos de la iluminación, la elaboración de la idea y su verificación.

 

Entendiendo esto podemos continuar con el tema que nos concierne que es cómo la creatividad podemos aplicarlo en el Marketing y conjugarlos.

Podemos afirmar que ambos conceptos con compatibles hasta cierto grado, siempre y cuando tengamos en mente que debemos hacer coincidir los términos en los procesos relacionado con la creación de una nueva forma de innovar en los productos y la forma de captar la mirada del consumidor, atraer su atención, donde la creatividad es el principal detonador de importancia.

En Monkey Marketing Lab estamos creando una filosofía creativa, que posea los mejores planes estratégicos los cuales como ya hemos visto tengan como principal contenido la creatividad e innovación de sus objetivos.

Pero no solo nos limitamos a nosotros, por eso queremos compartir con ustedes la organización creativa, como reaccionamos de manera positiva ante las nuevas ideas y encontrar el modo de incrementar la creatividad en nuestros colaboradores, que tengan bien cimentado el compromiso de llevar de la teoría a la practica la implementación en poco tiempo las diversas ideas valoradas positivamente.

Pero el innovar y lanzarse al mercado puede conllevar al riesgo, debemos de tener en cuenta la posibilidad del fracaso, por ello la creatividad es importante, porque nos da la solución que puede dar un cambio de tuerca a una mala situación y sobresalir.

La creatividad es el nacimiento de la mayoría de los procesos, es el pilar fundamental en el funcionamiento de la empresa, aplicada en las diversas aéreas y funciones.

En lo que respecta a la creatividad en marketing, aporta una serie de puntos como:

       – Solución de necesidades no tomadas en cuenta en el mercado.

       – Dinamizar ventas.

       – Diferente a la competencia.

       – Fidelizar a los clientes.

 

Estimular la creatividad en la empresa en general, nos ayudará a conseguir algunos hábitos tan importantes como:

– Mayor integración del equipo de trabajo.

– Incremento de pertenencia a un proyecto y sentirse parte del mismo.

– Habilidad para dar propuestas desde todos los ámbitos.

– Mayor resistencia ante crisis.

– Retención de mejores talentos.